Seleccionar página

Informe técnico para el cultivo de la chufa

Informe técnico para el cultivo de la chufa

La chufa tiene como nombre científico Cyperus esculentus y es una planta originaria del Oriente Próximo. Fue introducida en Europa durante la Edad Media por los árabes.

El cultivo de la chufa tiene un fuerte arraigo cultural, junto a su derivado la horchata. La zona de cultivo se centra en la huerta norte de Valencia (España), teniendo la población de Alboraya como referencia.

Se pueden consumir los tubérculos en fresco, pero su principal exponente es su bebida derivada de ellos: la horchata. Esta puede consumirse en forma líquida, granizada o congelada.

Últimamente la chufa se ha introducido en la cocina de autor, siendo protagonista en los postres como la crema, el flan y la espuma de horchata. Sin olvidar su participación en los entrantes y en los platos principales.

Como líneas de productos, también derivados de la chufa, se encuentran un chocolate con sabor a horchata, un licor de horchata de chufas, una ginebra en la que figura como uno de sus ingredientes, un de aceite de chufa para ensaladas, … y en otro ámbito, en algunos balnearios se ofertan tratamientos de belleza, de relajación e hidratación mediante productos a base de mousses, aceites y cremas de horchata.

La Chufa de Valencia tiene Denominación de origen (D.O.P), lo que le da un valor y calidad específico en toda la cadena de producción, transformación y elaboración que deben producirse en la misma zona.

Ficha técnica del cultivo de la chufa

Labores de preparación del terreno

  • Son labores preparatorias con el objetivo de conseguir un suelo suelto, aireado, nivelado, con cantidad adecuada de materia orgánica y fertilizantes, además de mantenerlo libre de malas hierbas.
  • Se necesita tener un suelo suelto, fértil y arenoso con granulometrías pequeñas que faciliten mediante el cribado la correcta recolección de las chufas. No son viables los suelos pedregosos.
  • El pH del terreno debe ser básico.

Variedades de chufa

  • En Valencia (España), en cuanto al material vegetal se le considera autóctono.
  • Según la forma del tubérculo, se predominan las alargadas y las redondeadas, conocidas tradicionalmente como Llargueta y Ametlla, respectivamente.
  • Están registras las selecciones ‘Alboraia’ de tubérculos de forma alargada y de tamaño grande, y ‘Bonrepos’ de tubérculos de forma esférica y de pequeño tamaño.

Cultivo de la chufa en Alboraya

Plantación de la chufa

  • Plantación de los tubérculos durante la primera quincena de abril.
  • Para la brotación correcta de las yemas de los tubérculos, necesita temperaturas relativamente elevadas.
  • La plantación se realiza con el suelo en tempero.
  • En caballones, distanciados unos 60 centímetros entre sí.
  • Los tubérculos se plantan a una profundidad de 7 a 8 centímetros y distanciados a unos 8 a 10.
  • También se pueden plantar en mesetas. En tal caso se opta por tres líneas de plantación por meseta.

Cultivo de la chufa

  • Requiere temperaturas medias de 18 a 24ºC. Por encima las soporta bien.
  • Le gusta una humedad relativa entre el 65 al 70%
  • Sus necesidades hídricas son elevadas.
  • El riego es de gravedad por surcos.
  • El primer riego suele realizarse al mes de su plantación, cuando la planta alcanza una altura de 15-20 centímetros.
  • Los siguientes riegos, cada dos semanas hasta mediados de junio.
  • A partir de septiembre, cada 10 días e incluso 7 días.
  • La chufa es un cultivo exigente en nutrientes.
  • Se aconseja un aporte de materia orgánica inmediatamente antes de la plantación.
  • También se aporta, en ese momento de la preparación del terreno, un abono mineral complejo del tipo 15-15-15.
  • Es frecuente realizar en verano un aporte de N y K (nitrato de potasa).
  • Eliminar las malas hierbas, sobre todo al comienzo del cultivo.

Recolección de la chufa

  • La recolección suele realizarse entre mediados de noviembre y mediados de diciembre.
  • Se realiza eliminando mediante incineración controlada el sistema aéreo de las plantas una vez seco.
  • Se recolectan los tubérculos mediante una máquina recogedora cribadora, arrastrada por un tractor.
  • Tras la recolección, se procede al lavado de los tubérculos en lavaderos industriales.
  • Se realiza un cribado y limpieza del tubérculo.
  • Los tubérculos lavados se llevan al secadero y para obtener un producto de calidad, se le someten a un volteo periódico.

Fisiopatías de la chufa

  • Las fisiopatías más comunes se centran en sus tubérculos.
  • Cono apical necrosado.
  • Nudos necrosados.

Plagas de la chufa

  • La chufa no suele presentar graves problemas fitosanitarios.
  • Barrenadores de la chufa. Al margen de ser una planta muy rústica, se le pueden presentar ataques de los denominados barrenadores de la chufa. Son lepidópteros tortrícidos, pertenecientes al género Bactra sp. Sus daños están asociados a la producción de galerías en el interior de los brotes, provocando la muerte de estos.
  • Gusanos del alambre (Agriotes lineatus), cuyos daños se centran en roer los tubérculos.
  • Coleópteros. Una vez almacenados los tubérculos para su secado, pueden darse ataques de algunos tipos de coleópteros.

Enfermedades de la chufa

  • Podredumbre negra o enquitranat (alquitranado). Los tubérculos adquieren un aspecto negruzco característico, siendo asociada al hongo Rosellinia necatrix.
  • Alfaria cyperi-esculenti. Necrosis foliar de algunos pocos brotes de las plantas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies