Seleccionar página

Cómo hacer un enraizante casero

Cómo hacer un enraizante casero

En el mercado de los productos fitosanitarios y agronutricionales podemos encontrar enraizantes, productos destinados con su aplicación a favorecer la emisión de raíces durante el proceso de enraizado de los esquejes. Algunos de estos productos… materias activas, se han ido retirando del mercado quedando en la actualidad muy pocos formulados comerciales.

La formulación puede ser líquida y se aplica sumergiendo la base de los esquejes, o en polvo que en tal caso se aplica untando la zona de corte del esqueje con este formulado.

Últimamente se denomina también como enraizante a una serie de formulado que se aplican en cultivo tras el repicado o trasplante de plántulas para favorecer la rapidez y potencia del enraizado. Técnicamente se puede discutir esta variante de ‘productos para el enraizado’ pero ya que conviven simplemente debemos distinguirlos en función de la utilidad que les deseemos dar.

En este artículo nos vamos a centrar en cómo hacer un enraizante casero para mejorar o estimular la emisión de raíces.

¿Cuál es el mejor enraizante del mercado?

En el mercado existen varios productos comerciales ya sean de origen químico hormonal o no. A los primeros se les cataloga fitorreguladores y con los que según su dosis y modo de aplicación, pueden producir en la planta diferentes efectos como por ejemplo en el caso de ANA (ácido 1-naftilacético) puede ser aplicado como aclareador de frutos en manzano, como inductor a floración en el caso de la piña, o emisor de raíces en estaquillas como la alcachofa.

El otro grupo… los no hormonales, se enclava dentro de los potenciadores y regeneradores de raíces y contiene materias activas del tipo ácido algínico, manitol, aminoácidos,… a las que se le suman fertilizantes tanto macro como micronutrientes en dosis muy ajustadas.

Decir cuál es el mejor enraizante del mercado es dar una respuesta sin rigor, ya que los fabricantes cuidan ‘muy mucho’ la calidad de sus fabricados. El éxito de un enraizante viene dado en muchos casos por el método de su uso: dosis, momento, especie sobre la que se aplica, etc.

Cómo hacer diferentes enraizantes caseros y naturales

Si optamos por preparar nuestro propio enraizante natural tenemos varias fuentes de partida. Indistintamente de la materia activa con la que partamos, podremos utilizarlo en nuestro huerto urbano ecológico ya que todos son de origen vegetal y por lo tanto natural.

 

En sí se trata de extraer de determinadas fuentes las sustancias naturales que reactivan y/o estimulan la emisión de raíces. Estas materias activas favorecen el crecimiento tanto de las raíces principales como la emisión y desarrollo de un mayor número de raíces secundarias. Por lo tanto los aplicaremos cuando vayamos a plantar esquejes ya sean leñosos o herbáceos.

Enraizante casero a base de café

Enraizante casero a base de café

Al margen de sus cualidades tan conocidas, el café es una fuente de principios activos que pueden participar en la estimulación del sistema radicular. Para extraerlas simplemente necesitamos hervir sus granos como si para una infusión se tratase. Como dosis de referencia podemos tomar un puñado de café por medio litro de agua.

Una vez hervido colaremos el líquido y lo dejaremos enfriar, pudiéndolo guardar en la nevera durante unos días. Para utilizarlo cogeremos los esquejes recién cortados, los agrupamos en modo de puñados y dejaremos sumergida la base de los mismos durante unos minutos en este líquido.

Los posos de café también los podemos incorporar al sustrato o incluso esparcirlos sobre el sustrato ya que es un buen repelente de babosas y caracoles.

Enraizante casero a base de canela

El extracto de canela también es un estimulador de raíces muy eficaz. Para ello pondremos unos 20 o 30 gramos de canela en un litro aproximadamente de agua y lo dejaremos reposar una hora. Pasado este tiempo procederemos a su filtrado y lo podremos reservar durante unos días para su uso.

El método de utilización es igual al caso anterior: dejar sumergidos los tallitos de los esquejes durante unos minutos antes de ser plantados.

Enraizante casero a base de canela

Enraizante casero a base de cereales (trigo, soja,…)

Son muchas las semillas, entre ellas las de los cereales que durante su germinación liberan una gran cantidad de hormonas destinadas a estimular y potenciar el desarrollo radicular.

Si optamos por semillas de soja o trigo bastará con sumergirlas en agua durante unas cuatro o cinco horas. Seguidamente se filtra el agua y se reserva, a la vez que las semillas se tapan con un paño húmedo para que prosiga su proceso de germinación. Al día siguiente se le añade el agua antes retirada… se dejan sumergidas una hora y se repite el proceso. Tras varias repeticiones, hasta que veamos las semillas germinadas y con las raíces de un centímetro aproximadamente de longitud, procederemos a triturar el conjunto hasta obtener una pasta que filtraremos y obtendremos el líquido rico en hormonas que nos favorecerán el enraizado de nuestros esquejes.

Enraizante casero a base lentejas

Enraizante casero a base lentejas

Antes decíamos que son muchas las semillas que durante su germinación liberan una gran cantidad de hormonas destinadas a estimular y potenciar el desarrollo radicular. Pues en el caso de las lentejas parece ser que la riqueza en hormonas es algo mayor, hasta el extremo de que es uno de los enraizantes caseros más valorados.

El protocolo de extracción de los componentes activos es el mismo:

  • Sumergir 100 gramos de semillas de lentejas en 1 litro de agua durante unas horas.
  • Retirar el agua que reservamos y cubrimos las semillas húmedas con un paño para mantener su humedad y evitar que le dé la luz.
  • Al día siguiente volver a añadir el agua reservada y tras dejarla unos minutos sumergida, volver a filtrar el agua, reservarla y cubrir las semillas de lenteja para que prosiga su fase de germinación.
  • Cada día repetir esta acción hasta que las semillas germinen y sus raicillas alcancen el centímetro más o menos de longitud.
  • Durante estas repeticiones posemos añadir un poco de agua para reponer la evaporada.
  • Triturar el conjunto (agua más las semillas de lentejas germinadas) hasta crear una pasta. Filtrar y ya tenemos el líquido enraizador.

Enraizante casero a base de sauce

Gracias al sauce podemos preparar una receta de hormonas de enraizamiento con base de ácido salicílico. Para ello basta cortar unas ramitas de sauce que cortaremos a trocito de pocos centímetros. Herviremos un litro de agua, la retiraremos del fuego y le añadiremos los trocitos de ramitas que sumergiremos y dejaremos reposar durante un día completo mínimo.

Si optamos por no hervir el agua, el periodo de infusión podemos alargarlo hasta 7 días. En los dos casos, pasado el tiempo filtraremos el agua y la reservaremos en la nevera en un recipiente opaco para que no le dé la luz y preservar mejor sus cualidades. Ya está listo para su utilización… siempre por inmersión de los tallos de los esquejes recién cortados durante unos minutos.

Todos estos enraizantes naturales pueden ser utilizados para mejorar la fase de enraizado de nuestros esquejes, aunque también nos pueden funcionar muy bien si lo añadimos al agua de riego sobre plantas recién plantadas.

Ventajas de fabricar tus enraizantes naturales caseros

Al margen de que al fabricar nuestro propio enraizante natural no estamos condicionados a encontrar los comerciales, estos nos aportan varias ventajas a tener en cuenta:

  • De entrada nos aseguramos de que son 100% ecológicos.
  • El tiempo de elaboración no es tanto y no nos supone grandes esfuerzos.
  • Como los ingredientes son fáciles de encontrar los obtendremos de forma muy económica.
  • Y todo está en economía circular porque los restos de su elaboración, al ser de origen orgánico, pueden incorporarse al sustrato o tierra del jardín.

Si tenemos que ser críticos con los enraizantes caseros lo podemos hacer desde dos vertientes: tardan un tiempo en fabricarlos con respecto a los comerciales (químicos o de síntesis) que se compran y ya está, y su menor duración ya que no es aconsejable tenerlos en la nevera más de una semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies