Cuando compramos un fertilizante para nuestra plantas del huerto urbano, podemos ver y leer en su etiqueta una serie de informaciones referentes a dosis, momento recomendado de aplicación, sobre que cultivos, modo de aplicación, composición, etc. y unos pictogramas.

Hasta la fecha, estos pictogramas siempre han estado representados en menor número que los que aparecen en los envases de los fitosanitarios por ejemplo.

El colectivo de fabricantes de agronutrientes se ha unido desde el 1 de junio de 2015 al nuevo Reglamento europeo sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas. Reglamento (CE) n° 1272/2008, con el objetivo de garantizar una comunicación más clara ante el mercado.

Este Reglamento, conocido como CLP, tiene por objetivo garantizar una comunicación clara de los peligros que pudieran presentar las sustancias y mezclas químicas, a los trabajadores y a los consumidores de la Unión Europea por medio de la clasificación y el etiquetado de los productos.

Este Reglamento pretende aplicar en la UE los criterios internacionales acordados en el Sistema Globalmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos (GHS) de las Naciones Unidas. Además, otro objetivo es aproximar y unificar las legislaciones existentes sobre los criterios de clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas.

Por lo tanto, a partir del 1 de junio de 2015, los productos fertilizantes que estén y estarán en el mercado son los mismos, con idénticas composiciones, características y utilidades. Solamente cambiarán las etiquetas, ya que los productos deberán clasificarse y etiquetarse según las nuevas normas.

Lo más significativo y visible en el nuevo etiquetado, serán los nuevos pictogramas, indicaciones de peligro y palabras de advertencia, cuando corresponda con las nuevas clasificaciones para las mezclas, así como nuevos consejos de prudencia.

Algunos de los pictogramas utilizados en los envases de fertilizantes
Algunos de los pictogramas utilizados en los envases de fertilizantes

También se han añadido en el nuevo Reglamento (UE) n° 286/2011 adaptaciones al progreso técnico sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, como son las nuevas indicaciones y consejos referidos al riesgo posible de sensibilización para las personas, o riesgo para la fauna y el medio acuático u otros posibles efectos medioambientales adversos, como la bioacumulación y riesgo para la capa de ozono.

Todos estos cambios se deben a que los criterios de clasificación y las normas de etiquetado del SGA se revisan periódicamente en las Naciones Unidas. El “Comité de Expertos en Transporte de Mercancías Peligrosas y en el Sistema Globalmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos” de las Naciones Unidas, adoptó en diciembre de 2008 la tercera edición revisada del SGA. Esta edición contiene modificaciones relativas, por ejemplo, a las disposiciones de asignación de indicaciones de peligro y al etiquetado de pequeños envases; nuevas subcategorías para sensibilización respiratoria y cutánea, la revisión de los criterios de clasificación de los peligros a largo plazo para el medio ambiente acuático; y una nueva clase de peligro para las sustancias y mezclas peligrosas para la capa de ozono. Por consiguiente, ha sido necesario adaptar las disposiciones y los criterios técnicos a esta tercera revisión.

El Reglamento CE nº 1272/2008 y su modificación posterior con el Reglamento (UE) nº 286/2011, son obligatorios en todos sus elementos y directamente aplicable en cada Estado miembro. Se aplica a las sustancias a partir del 1 de diciembre de 2010, y a las mezclas a partir del 1 de junio de 2015.

No obstante, las mezclas clasificadas, etiquetadas y envasadas de conformidad con la Directiva 1999/45/CE o con el Reglamento CE nº 1272/2008 y comercializadas antes del 1 de junio de 2015 no tienen que volver a etiquetarse y envasarse de conformidad con las modificaciones del nuevo Reglamento hasta el 1 de junio de 2017.

Más información sobre el Nuevo Reglamento europeo CLP: AEFA