El romero es una planta aromática y condimentaria muy rústica que no debe de faltar en nuestro huerto urbano. Una o dos plantas serán suficientes para estar totalmente abastecidos durante todo el año.

El romero se llama científicamente Rosmarinus officinalis y pertenece a la familia de las Labiadas. Existen diferentes tipos, como por ejemplo el Rosmarinus officinalis prostratus con porte rastrero que también sirve perfectamente para utilizarlo como condimento en la cocina.

También es una planta medicinal, que entre sus muchos usos se encuentra el de la industria farmacéutica e incluso tiene algunas aplicaciones homeopáticas.

El romero (Rosmarinus officinalis) es una planta de porte arbustivo con numerosas ramificaciones y de hoja perenne. Su tallo es leñoso, con desprendimientos característicos de su corteza conforme envejece. Si lo dejamos crecer puede alcanzar fácilmente los dos metros de altura, si bien en jardín no suele sobrepasar el metro.

Sus hojas son muy aromáticas, de color oscuro por el dorso y plateado por el envés.

Sus flores no miden más de 1,5 centímetros y pueden ser de dos colores, de azul pálido o blancas. Su floración en el hemisferio norte se sitúa sobre la primavera, entre los meses de marzo a mayo y son emitidas sobre las uniones de sus hojas con el tallo. Durante este periodo de floración, es muy habitual ver a multitud de abejas revoloteando sobre ellas en el jardín y como consecuencia, industrialmente se obtiene la conocida y apreciada “miel de romero”.

Lo ideal para plantarla en nuestro huerto urbano, es partir de una planta ya cultivada en maceta. La podemos encontrar en los centros de jardinería, en las grandes superficies, las floristerías y tiendas especializadas.

Normalmente las cultivan en macetas desde los 11 centímetros de diámetro a contenedores de 17 centímetros. Como presentaciones más inusuales pero sí espectaculares, también se comercializan en grandes contenedores como plantas de romero ejemplares. Es recomendable comprarlas en tamaños pequeños para que se adapten mejor a su nuevo lugar en el huerto urbano.

El romero (Rosmarinus officinalis) como planta aromática y condimentaria, se utilizan tanto sus hojas como sus aceites esenciales obtenidos de ella, el Oleum Rosmarini ó aceite de romero. Este aceite esencial del romero contiene una sustancia muy similar al alcanfor, actuando como tonificante del sistema circulatorio y equilibrando el nervioso. Por todo ello, el romero es eficaz en los estados anémicos crónicos y sobre todo para la hipotensión.