Seleccionar página

Pimiento de Padrón

Pimiento de Padrón

En un anterior artículo hacíamos un repaso sobre los diferentes tipos de pimiento. Al igual que muchas otras plantas hortícolas, cuando las analizamos vemos que tras el nombre del producto, en este caso el pimiento, existen diferentes tipos y dentro de ellos un importante número de variedades.

Entre estas especialidades se encuentra el pimiento de Padrón, un tipo que, aunque se diga lo contrario, ha ido evolucionando en el tiempo en muchos aspectos. Se ha ido mejorando su variedad originaria a la vez que han aparecido otras muchas e incluso híbridos, se ha popularizado su consumo hasta encontrarse en las secciones de frutas y hortalizas de gran parte de las tiendas y supermercados de España, su producción también se ha extendido a otras zonas con lo que se ha aumentado considerablemente su producción, he incluso ha conseguido su propia Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) “Pemento de Herbón” para diferenciarlo de pimientos de Padrón cultivados en otras zonas.

Pemento de Herbón

El pimiento de Padrón goza de la Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) “Pemento de Herbón”. Pertenece de la especie Capsicum annuum en su variedad “Padrón”, variedad procedente de sus inicios que ha venido manteniéndose a base de selección tras selección por parte de los agricultores de la zona.

Estas selecciones, también han dado pie a que existan diferentes ecotipos. El nombre de la denominación “Herbón”, es el topónimo de la parroquia del ayuntamiento de Padrón en la que se ubica el monasterio al que se vincula la introducción de este producto procedente de América.

El cultivo del “Pemento de Herbón” sólo se realiza en las zonas geográficas del valle del Ulla y Sar, que acoge los municipios de Padrón, Dodro, Rois, Pontecesures y Valga.

Frutos de pimientos de Padrón

Una de sus principales características, a diferencia de otras variedades de pimiento de Padrón cultivadas en el resto de España, es que hacen honor a la famosa frase de “Pimientos del Padrón, que unos pican y otros no” – (“Os pementos de Padrón uns pican e outros non”). Los cultivados en el resto de España no suelen picar e incluso los hay dulces.

Características del fruto del pimiento de Padrón

Como en todos los tipos de frutas y hortalizas, las características del fruto son las que establecen principalmente el tipo de producto.

En el caso del tipo pimiento de Padrón, se trata de un fruto corto, de aspecto alargado con tres o cuatro lóbulos en el ápice, un peso de alrededor de los cuatro gramos, de piel lisa y brillante, de color verde y con una carne fina de aproximadamente 1,5 milímetros. Es aromático y con un sabor ligeramente dulce, pudiendo ser ligeramente picante en algunos casos.

Si nos centramos en el “Pemento de Herbón”, estos aspectos, así como la variedad cultivada, están perfectamente tipificados.

Las características de sus frutos como “Pemento de Herbón” son:

  • Forma: fruto corto (tipo C4, según clasificación Pochard), alargado con tres o cuatro lóbulos en el ápice.
  • Peso aproximado: entre 3,5 y 4,5 g por unidad.
  • Longitud aproximada del fruto: entre 3,5 y 5,5 cm.
  • Diámetro máximo (anchura): entre 1,5 y 2 cm.
  • Ápice: hundido.
  • Longitud del pedúnculo: entre 3,5 y 6 cm.
  • Piel: lisa y brillante, de color verde, ligeramente claro.
  • Espesor de la pared intermedia o carne: presenta un espesor fino de aproximadamente 1,5 mm.
  • Sección longitudinal: trapezoidal.
  • Relación peso del fruto / peso semilla (relación entre el peso del fruto libre de semillas, pedúnculo y cáliz y el peso de las propias semillas): 3,2 (valor medio).
  • Cata: aroma de intensidad moderada, de sabor dulce, pudiendo ser ligeramente picante.

Fuente: S.A.T. A Pementeira

Semillas de pimiento de Padrón

En cuanto a las semillas de pimiento de Padrón para su cultivo debemos establecer dos líneas claramente definidas: las relacionadas con la D.O.P. “Pemento de Herbón”, y las que se cultivan en otras zonas geográficas.

Las primeras, las de la D.O.P. “Pemento de Herbón, son fruto de la selección por parte de los productores. Estos seleccionan las mejores plantas de cada cosecha. De ellas, de sus mejores frutos se extraen manualmente las semillas. Estas se ponen a secar durante unos dos a tres días para que pierdan su humedad y de ahí pasan a su conservación. Con ellas se comienzan los semilleros al año siguiente, sobre el mes de enero.

En el segundo caso, se tratan de variedades comerciales y en esta línea podemos establecer dos sub grupos:

  • Semillas de pimiento de Padrón para su cultivo profesional. Las empresas genetistas desarrollan nuevas variedades, algunas ya híbridas, para conseguir más producción, vigor en las plantas, resistencias, mejor comportamiento postcosecha, etc. Son variedades con nombre propio y van dirigidas a su cultivo en grandes extensiones, al aire libre o bajo invernadero, con lo que se consiguen producciones durante los 365 días del año. Los agricultores compran las semillas a un precio en función del valor de la variedad.
  • Semillas de pimiento de Padrón para cultivos en huertos urbanos, también llamadas semillas domésticas. Se venden desde sobres que sólo contienen unas 30 semillas, hasta sobres que llevan unos 2 a 5 gramos de semillas.

En todos los casos, podemos encontrarlas que se comercializan como semillas ecológicas o no. Y son comercializadas en floristerías, centros de jardinería, centros comerciales del bricolaje y demás puntos de venta especializados.

Historia del pimiento de Padrón

Los pimientos de Padrón, llegaron a Galicia procedentes de América del Sur, sobre finales del siglo XVI. Posiblemente vía misioneros franciscanos que se instalaron en el Convento de Herbón, una pequeña aldea rural perteneciente al ayuntamiento de Padrón (A Coruña).

Desde entonces, monjes y habitantes de la zona lo han ido cultivando en sus pequeñas huertas junto a otros frutales y hortalizas, dando como resultado una cultura arraigada a la huerta gallega.

Frutos de pimientos de Padrón

Con el paso del tiempo y fruto de una selección continuada, los agricultores de la zona han conseguido mantener y asentar un producto único, diferenciado de otros tipos de pimientos.

A día de hoy, en la zona de los valles de los ríos Ulla y Sar, donde se produce este “Pemento de Herbón” con D.O.P., su producción es limitada y sólo se comercializan durante los meses de mayo hasta el mes de octubre, reduciéndose de junio a octubre si el cultivo se realiza al aire libre.

Como hemos avanzado, dado que se cultivan en otras zonas y ya no como D.O.P., permiten ser cultivados y comercializados durante todo el año.

Cultivo del pimiento de Padrón

El cultivo del pimiento de Padrón, se puede cultivar con mucha similitud respecto a muchos otros tipos pimientos. Si nos centramos en tal y como se realiza en su zona a la que hace referencia su nombre, todo comienza con la recogida y selección de su semilla.

La selección se realiza mediante la extracción manual de las semillas procedentes de las mejores plantas y de estas, sus frutos. Ya limpias se secan durante unos días y pasan a conservarse.

Durante el otoño se comienzan con las labores de preparación del terreno: eliminando los restos de cultivos anteriores, aportando la materia orgánica necesaria, removiendo la tierra, etc. Se realizan los semilleros, los primeros bajo invernadero y ya a partir de enero al aire libre.

Sobre los dos meses tras la siembra ya se puede realizar su plantación en el campo: los trasplantados bajo invernadero sobre los meses de febrero y marzo, y durante los meses de mayo y junio los plantados en campos al aire libre.

La planta de pimiento tipo Padrón es de consistencia herbácea con tendencia a ramificarse bastante, adquiriendo un porte de unos 80 centímetros a un metro de altura al aire libre y llegando a alcanzar los dos metros bajo invernadero. Su plantación es en línea con una separación entre ellas de un metro y de unos 60 a 70 centímetros entre plantas. Tras su plantación, con buena climatología, se puede iniciar su recolección a los 30 o 45 días.

Durante su cultivo, se mantendrán riegos constantes, especialmente durante los meses de más calor porque son planta con mucha masa foliar y por lo tanto transpiración. En el agua se le puede aplicar el fertilizante con un equilibrio de 1-1-2 durante toda su fase de producción.

La recolección se realizará cada dos o tres días, con los frutos tiernos y con las características antes mencionadas. Destacar que si se dejan madurar en la planta, esta paraliza notablemente su productividad.

En cuanto a las plagas y enfermedades más frecuentes, también son las propias de todos los demás tipos de pimiento.

1 comentario

  1. Paco

    Me ha encantado conocer todo lo que cuentas sobre los pimientos de Padrón.

    Una auténtica delicia tradicional, que nos recuerda a la amada Galicia. Saludos.

    Responder

Deja una respuesta a Paco Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies