Laurel en el huerto urbano

By on 10 Junio, 2016

El Laurel (Laurus nobilis) es un arbusto cuyas hojas son muy utilizadas en gastronomía porque aportan un aroma muy especial. También es una planta con la creencia popular de que da buena suerte, tanto a nivel social como en los negocios.

Así, podemos afirmar que el Laurel en el huerto urbano, al igual que el Naranjo o el Limonero, es un clásico.

Los podemos encontrar en los centros de jardinería en la sección de arbustos, normalmente disponibles en distintos tamaños y formatos, ya sea de forma arbustiva libre como recortados en forma piramidal, bola, pie alto con bola, etc.

El Laurel, también conocido como Laurel de los poetas, Laurel de Apolo, Laurel salsero, es un arbusto muy rústico que crece sin problemas en ambientes mediterráneos. Recomendamos su compra de forma arbustiva libre y en un formato de pequeño a mediano, creciendo rápidamente una vez plantado en el terreno definitivo.

Descripción del laurel (Laurus nobilis)

El Laurel (Laurus nobilis) pertenece a la familia Lauraceae y como lugar de origen abarca una amplia zona que se extiende por todo el área mediterránea hasta Asia Menor.

El laurel común se comporta como un árbol dioico perennifolio que puede alcanzar hasta los 10 metros de altura, aunque lo normal es encontrarlos en estado adulto entre los tres y cinco metros. Su tronco crece recto con la corteza de color gris. Consigue crear una copa densa y oscura.

Sus hojas tienen un cierto color azulado y crecen de forma alternas, son lanceoladas u oblongo-lanceoladas de consistencia algo coriácea con ápice agudo y base atenuada. Son aromáticas y poseen un borde en ocasiones algo ondulado. Su tamaño oscila entre los tres y nueve centímetros de longitud y poseen corto su peciolo. El haz es de color verde oscuro lustroso, mientras que el envés es más pálido.

Laurus nobilis

Sus flores están dispuestas en umbelas sésiles de cuatro a seis flores. Cada una de ellas posee 4 pétalos de tonalidad amarillenta. Florece a principios de primavera, entre los meses de marzo y abril. Sus flores masculinas tienen entre 8 y 12 estambres de un tamaño no superior a los tres milímetros, casi todos provistos de dos nectarios opuestos, subbaxilares y gineceo rudimentario. En cuanto a las flores femeninas poseen de dos a cuatro estaminodios apendiculados y ovario subsésil con estilo corto y grueso y estigma trígono.

Una vez fecundadas, el laurel produce un fruto que técnicamente se le denomina baya. Es de aspecto ovoide de un tamaño entre 10 y 15 milímetros de color negro cuando madura. Este fruto está suavemente acuminado con pericarpio delgado. En su interior posee una única semilla de 9 por 6,5 milímetros de aspecto liso que madura a principios de otoño.

Laurel en el huerto urbano de terraza o balcón

Bastará una sola planta para tener hojas suficientes para todo el año, ya no sólo por la cantidad de ellas que desarrolla, sino porque son muy pocas las hojas utilizadas en cada guiso.

La ubicación ideal es la más soleada y cálida. La maceta debe de ser lo más grande posible en coherencia con su tamaño y si puede ser de barro, mucho mejor ya que le proporcionará frescura al sustrato.

El sustrato adecuado puede ser de tipo sustrato de plantación, al que podemos añadir entre un 15 a 20% de tierra de campo.

Laurel en el huerto urbano de campo

También bastará una sola planta para tener hojas suficientes para todo el año. Al ser una planta muy resistente al sol y a temperaturas frías de invierno, cualquier zona le irá bien, con preferencia a las más expuestas al sol.

Al aire libre, el Laurel puede alcanzar grandes dimensiones, por lo que o tenemos presente su espacio dentro de varios años o recurriremos a podas de formación para mantenerlo dentro de las dimensiones deseadas.

Es un arbusto que crece sin excesivos problemas, con gran vigor cuando tiene riego localizado y no le falta humedad durante el año.

De él recolectaremos sus ramas que colgaremos en una habitación fresca para que se sequen o haremos ramilletes para secar durante el otoño. Debemos saber que las hojas secas tienen un sabor más intenso que las frescas.

Estas se utilizan como condimento aromatizante de muchas comidas, en preparados de estofados, pescados, patés, sopas, etc. Combina con casi todo, desde platos con carnes rojas, aves y pescados, hasta salsas para pastas.

Otra utilidad es la de hacer aceite aromatizado de laurel. Para ello bastará con introducir unas tres o cuatro hojas en una pequeña botella con aceite, dependerá el tamaño. Tras dos o tres semana, al condimentar ensaladas con él, aportará su peculiar aroma.

Fernando Cuenca

About Fernando Cuenca

Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.. Uno de sus hobby es disfrutar de su huerto urbano.

2 Comments

  1. Agromática

    7 Octubre, 2013 at 8:48

    ¡Hola! Totalmente verdad que el laurel alcanza grandes dimensiones y tiene un crecimiento vigoroso cuando las condiciones son adecuadas. El nuestro tiene más de 3 metros de altura y es un ejemplar “joven” aún. ¡Un saludo!

  2. Carmen López

    28 Febrero, 2015 at 18:08

    Hola,muy interesante lo del Laurel.

    Yo tengo plantado en una maceta de plástico uno, y su crecimiento es muy lento, las hojas salen pequeñas y algunas con manchas en la punta, como si fuera de color del oxido.

    A que puede deberse eso ?

    Vivo en la comunidad de Madrid.

    Muchas gracias.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies