Seleccionar página

Informe técnico para el cultivo del eneldo

Informe técnico para el cultivo del eneldo

El eneldo (Anethum graveolens) es una planta aromática de porte herbáceo y de carácter anual. Su altura suele ser alrededor del metro y medio y se caracteriza por crear matas con muchas ramificaciones.

De ella se aprovechan tanto sus frutos como sus hojas. Su propagación es mediante semillas.

Entre las propiedades saludables del eneldo, se le atribuyen cualidades como que es carminativo, aperitivo, antiespasmódico y estomacal por lo que facilita la digestión. También que posee propiedades sedativas que pueden ayudar a combatir el insomnio, tomándose como infusión.

En gastronomía, se utiliza para aromatizar las marinadas de pescado, sobre todo salmón y arenque. Picado se suele añadir en salsas a base de nata, quesos, yogures y otros platos. Incorporado al vinagre lo aromatiza dándole un toque que traslada a las ensaladas.

El aceite esencial obtenido del eneldo, se utiliza en la industria farmacéutica y licorera, en este caso para la fabricación de bebidas aromatizadas.

Anethum graveolens L.

Su nombre científico es Anethum graveolens, aunque se le conoce popularmente como Eneldo, abesón o aneto. Pertenece a la familia Apiaceae, anterior y tradicionalmente llamada Umbelliferae.

Es originaria de Oriente y de la cuenca del Mediterráneo, encontrándose muy adaptada a climas templados o cálidos.

El Anethum graveolens es una planta herbácea anual, puede medir hasta 1,5 metros de altura. De tallos erectos, huecos, cilíndricos y estriados en blanco y verde, del que crecen hojas verdes en forma de hilos (filiformes).

Emite flores de color amarillo, en inflorescencia, separadas y ramificadas.

Sus frutos son de color marrón oscuro. Sus semillas caen fácilmente de la planta. Tiene un aroma anisado parecido al hinojo.

Siembra y plantación del eneldo

La opción más habitual es su siembra directa en el suelo durante los meses de febrero y marzo, pudiéndose postergar en ambientes donde pueden darse heladas tardías. En huertos (pequeñas zonas de cultivo), se pueden sembrar desde principios de primavera y mediados de verano. Si se mantiene en cultivo, es una planta con capacidad de hacer una resiembra de forma natural.

En huertos urbanos, se pueden plantar de semillero, garantizando la nascencia y acortando su cultivo. Para su siembra directa, al ser pocas semillas, se pueden ponen a remojo dos días antes de sembrarlas.

Para grandes cultivos, el eneldo se siembran en hileras a 25 centímetros de distancia unas de otras. La germinación se produce a las dos o tres semanas. Tiene un crecimiento rápido y necesita un riego regular para acelerar el cultivo.

Semillas de eneldo

Recolección del eneldo

La recolección del eneldo, cuando la producción es para sus hojas, se pueden hacer dos recolecciones: en julio – agosto y en septiembre – octubre.

Para la producción de aceite esencial a partir de las partes verdes, se recolecta cuando el contenido en esencia es máximo, al final de la floración, cuando las semillas todavía verdes comienzan su desarrollo dentro de las umbelas.

Para la producción de semilla, la recolección debe realizarse a la maduración de la semilla, entre septiembre y octubre.

En huertos urbanos, sus hojas frescas pueden empezar a recolectarse sobre los dos meses después de la siembra. Pueden hacerse recolecciones periódicas durante todo el año, hasta antes de la floración. Y para sus semillas, cuando las semillas empiezan a enrojecer.

Necesidades para el cultivo del eneldo

El cultivo del eneldo necesita un suelo ligero, fértil, húmedo, pero no encharcado. Es una planta de clima templado a cálido, con necesidad de exposición soleada.

Tras su siembra se realiza un riego, requiriendo diferentes aplicaciones durante la vegetación, disminuyéndolos al mínimo después de la floración.

Durante la primavera se eliminarán las malas hierbas que puedan nacer.

Algunas curiosidades del eneldo, en cultivo es que no debe plantarse junto al hinojo. En cambio, se asocia bien con zanahorias, cebollas y habas, he incluso favorece el crecimiento de la col.

Plagas y enfermedades del eneldo

Respecto a las plagas y enfermedades del eneldo, al ser considerada una planta muy rústica, apenas se le reconocen problemas fitosanitarios.

Aun así, en plagas, los caracoles y las babosas pueden causar años en las primeras fases de cultivo.

En cuanto a las enfermedades del eneldo, incluso se le atribuyen a sus aceites esenciales una serie de cualidades inhibidoras del crecimiento de determinados hongos. Aun así, durante las primeras fases de cultivo (siembra y germinación) pueden aparecer ataques de Alternaria alternata y Pythium mastophorus.

El eneldo (Anethum graveolens) tiene la propiedad de alejar a los pulgones y la mosca blanca de la col. De igual forma, atrae insectos beneficiosos para la huerta y el jardín, contribuyendo a controlar las plagas de forma natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies